Reflexología podal

¿QUÉ ES LA REFLEXOLOGÍA?

La Reflexología es una técnica manual basada en el principio de que hay zonas reflejas en los pies, en las manos y en la cara que corresponden a órganos, glándulas y partes del cuerpo, estimulando estas zonas podemos ayudar a mejorar el bienestar y la calidad de vida de muchas personas.

La reflexología no debe ser confundida con un masaje relajante, está basada en estudios neurológicos y fisiológicos.

Aplicando presión en las zonas reflejas se puede acompañar y promover la auto regulación en la que nuestro cuerpo y mente trabaja de forma natural.

Se ha demostrado que la reflexología actúa en:

  • Induce el estado de relajación profunda.
  • Reduce el estrés y la tensión.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Promueve el flujo de impulsos nerviosos.
  • Reduce la inflamación.
  • Estimula la liberación de toxinas retenidas en el organismo y favorece su eliminación.
  • Reduce la congestión y el estancamiento, hace que el cuerpo retorne a su estado más natural.
  • Ayuda al cuerpo a recuperar su equilibrio natural.

La reflexología es muy segura con muy pocas contraindicaciones a considerar. No hay límite en el número de tratamientos que se pueden realizar, incluso diario es aceptable. Se benefician personas de todas las edades, desde muy jóvenes hasta personas mayores.

HISTORIA DE LA REFLEXOLOGÍA

La reflexología es una técnica milenaria con origen en China, Egipto y en las tribus de Estados Unidos.

Se han encontrado papiros en Egipto que datan del año 2.000 a. C en los que se muestra la aplicación de los masajes en plantas de pies y manos. Los egipcios descubrieron que había partes y órganos del cuerpo que tenían un punto reflejo en las plantas de los pies y al estimular cada uno de ellos se producía una sensación de alivio.

En Estados Unidos, los indios Cherokees de Carolina del Norte aplicaban masajes sobre los pies como parte de una ceremonia sagrada, pues creían que los pies al ser nuestro contacto con la Tierra formaban parte de las energías que fluyen de ella.

La reflexología moderna nace a principios del siglo XX de los trabajos del médico estadounidense William Fitzgerald, que observó que la aplicación de determinadas áreas de los pies provocaron efectos anestésicos en otras partes del cuerpo. Con estos descubrimientos estableció que el cuerpo humano se halla atravesado, en sentido longitudinal por diez meridianos, cinco en cada mitad del cuerpo, sugiriendo que existe una relación directa entre las diferentes áreas y los distintos órganos del cuerpo.

La masajista estadounidense Eunice Ingham desarrolló esto posteriormente trazando áreas reflejas en los pies que corresponden con el cuerpo entero.