MyCODE está especialmente concebido para prevenir y corregir de forma específica los efectos que provoca el envejecimiento cutáneo en rostro, cuello y escote, personalizando cada tratamiento mediante un código antienvejecimiento  único, que trata en profundidad las necesidades de a piel en cada momento, devolviéndole sus condiciones óptimas.

Trabajamos con seis concentrados faciales formulados con activos altamente efectivos, que actúan directamente sobre diferentes problemas en el proceso de envejecimiento, mejorando las funciones específicas de la piel. Cada concentrado tiene su acción sobre cada tipo de célula , tejido o elemento de la piel. Combina los códigos, según las necesidades de la piel. Se pueden mezclar hasta tres concentrados específicos, llegando a diseñar cientos de combinaciones diferentes… es el auténtico tratamiento individualizado a la medida de cada cliente.

ILUMINA. Con la edad, la oxigenación y la energía de las células de la piel disminuye, agravado por la acción de los contaminantes ambientales, la polución o el tabaco. Ilumina la piel con síntomas de asfixia, devolviendo la luminosidad, energía y vitalidad de la piel joven.

REPARA.  Con la edad la células pierden su capacidad de reparación del ADN dañado por los radicales libres, los UV y determinados agentes externos, lo que disminuye la longevidad celular. Repara y protege las células madre del daño causado por la acción de los radicales libres.

REFUERZA. El paso de los años, disminuye la actividad de los queratinocitos y debilita el cemento intercelular, perdiendo el efecto barrera protector. La piel desnutrida y deshidratada , pierde su flexibilidad se vuelve seca y áspera, con problemas de irritación. Refuerza el efecto barrera de la piel produciendo una hidra-protección profunda y una nutrición inmediata.

DIFUMINA.  Con la edad y la acción de los rayos solares, la distribución de la melanina no se reparte homogéneamente quedando localizada en determinadas zonas. Difumina las manchas y las decoloraciones producidas por la edad, equilibrando el tono de la piel  que se vuelve más radiante y uniforme.

RELLENA. Con la edad, disminuye la síntesis de colágeno y ácido hialurónico, responsables de la firmeza y elasticidad de la piel, por lo que la dermis pierde densidad. Rellena las arrugas y redensifica la piel, aumentando los elementos de la matriz extracelular. Redefine el óvalo del rostro y actúa sobre la flacidez.

ALISA. Con la edad aparecen arrugas e imperfecciones en la piel, especialmente en el contorno de ojos y labios, debido a la actividad de las terminaciones nerviosas de la piel que actúan sobre los micro-movimientos faciales. Alisa el relieve cutáneo debido a su acción sobre las arrugas de expresión.